Clientes hostelería

Atraer clientes a nuestro Restaurante.

La mayor parte de mis artículos sobre hostelería parten de dos premisas fundamentales:
-1. Gestión eficaz del negocio. (Organización, elección de la carta para minimizar los trabajos en cocina, horario, presupuesto inversión, equipo de trabajadores, etc.).
-2. Diseño y proyecto del Restaurante.(Propuestas de cocina, terraza, tamaño del local, terraza interior, búsqueda del mejor local, etc.).
Hoy vamos a desarrollar un aspecto más de la premisa nº 2. Es un aspecto que afecta al diseño del local.

Diseño de las ventanas, ventanales, puertas y cristaleras.

Muchas de mis soluciones alternativas que propongo nacen para corregir  problemas existentes que aparecen en los negocios hosteleros, ya sean restaurantes, tabernas, cafeterías o bares.  Y que en mi opinión perjudican gravemente al negocio y por tanto a sus propietarios.
Mi única  intención es  orientar, ayudar y generar ideas que los resuelvan, analízándolos desde la perspectiva profesional de hostelería. Muchos de ellos los he experimentado y sufrido en mi propio restaurante y por tanto y gracias a ellos he podido progresar y mejorar enormemente. Probablemente la ausencia de los mismos hubiera impedido una mejor gestión del negocio y por tanto una disminución de clientes.

Existe un cierto número de restaurantes (cuando hablo de restaurantes, me refiero a todas las modalidades existentes en hostelería), que deciden tapar sus ventanas o cristaleras y puertas con adhesivos empavonados (adhesivos traslúcidos que impiden la visión del interior de los espacios). Su criterio, entiendo, es el de mantener cierta intimidad y reserva para sus clientes. Sus clientes así, no serán "molestados por  miradas ajenas de la gente que pasa por la calle".
Veamos algunas fotografías-ejemplos:






En mi opinión esta decisión es un grave inconveniente y perjudica la captación de clientes.
Vamos a enumerar la larga lista de desventajas:
-1. Impide la visión interior de lo que ofrece el restaurante (tapas, menú, bodega, decoración, tipo de comida).
-2. Impide ver su ambiente; si esta lleno de gente y animado o por contra esta vacío.
-3. Al estar todo oculto nos intimida, nos da apuro o vergüenza para entrar y observar "que hay".
-4. No sabemos realmente que es: si es efectivamente un restaurante como indica el nombre o un pub o un lugar privado o porque no, nos puede recordar hasta una casa de citas.¿Hay alguna actividad prohibida?, ¿esta reservada solo a socios?. Todas estas incógnitas se las puede plantear quien piense  entrar en el local.
-5. No invita a entrar, disfrutar y participar.

El planteamiento del propietario al tomar esta decisión equivocada, es la de proporcionar una intimidad o exclusividad al cliente. Pero que ocurre entonces con nuestra terraza, las mesas estas expuestas al paso de la gente y de las miradas. ¿Tendremos entonces dos tipos diferentes de clientes?, ¿los que desean intimidad y los que no les importa que les vean u observen?. No tiene sentido. Este tipo de clientes si es que existen, no deben ser nuestro objetivo. Nuestros comensales deben ser sociables, abiertos, que transmitan a los demás las excelencias de nuestro negocio, que su "boca a boca", se vaya extendiendo para promocionar nuestro negocio.

Vamos a enseñar varias fotografías de todo lo contrario o de lo que debería ser.



A través de su gran cristalera podemos observar paseando desde la calle hasta el tipo de tapas y vinos que tienen.



Desde la ventana de apertura en "guillotina" se enseña a los clientes, no solo toda la barra sino los diferentes tipos de cartas.


Puertas abiertas. Otro ejemplo claro de como invitar a la gente a entrar.


Clientes sentados en butacas y disfrutando del ambiente de la calle. Grandes cristaleras.

Los clientes que están dentro de un restaurante con los cristales en adhesivos traslúcidos  ven ¡ESTO!.



   


Unas bellas ventanas que, además de facilitar el visionado del local, puede incrementar enormemente la marca y estilo de nuestro restaurante. Sería absurdo construir unas bellas ventanas y después taparlas con el adhesivo.

Resumiendo: si nuestro restaurante ya tiene los vinilos adhesivos, tomemos la decisión de eliminarlos. Si vamos a abrir un nuevo negocio y tenemos en nuestra mente la de implantar este sistema, olvidémoslo. 
¡Invitemos a entrar a los clientes a nuestro negocio!, ¡abramos las puertas!, ¡comuniquémonos con la gente que pasa por la calle!, ¡mostremos nuestros manjares y vinos!".

Pueden adquirir estos libros  en:
     Amazon.com Formato Papel                                                 Librería Aliana
                                                                                         

No comments:

Post a Comment